Página Comelibros

Página Comelibros
Esperamos tus comentarios.

jueves, 5 de noviembre de 2015

Ojo de Piedra en San Juan del Río Tlacolula

Ojo de piedra en San Juan del Río Tlacolula 


Ahí iba nuestro ojo de piedra en el parabrisas del auto, guiándonos rumbo a la comunidad, pasamos la carretera rumbo al Tule, todavía seguimos más adelante y tomamos una desviación, un camino de terracería que a la orilla como paisaje habitaban unos magueyes espadines de donde proviene el mezcal.

Romina, ya quería ir a casa, estaba cansada y parece que los largos caminos no le gustan. Nosotros íbamos siguiendo la orden del ojo de piedra, pues él sabía qué camino tomar para llegar a la comunidad.

Lo primero que vimos al llegar fue un arco de piedra dándonos la bienvenida, seguimos rumbo a la iglesia y ahí junto al río una hermosa comunidad construida en un cerro. Uno de los maestros de la escuela Calmecac fue por nosotros al Palacio Municipal y nos guió costa arriba donde se encontraban todos los niños.

Cuando llegamos los niños jugaban béisbol, uno de ellos se acercó y dijo: dice el maestro Nata que vayan con él. El maestro nos guío a su casa, ahí subimos, llegamos a una cocina muy particular con ajos y chiles colgados en la pared.

De forma muy amable Nata, nos ofreció desayuno, café y un rico caldo de jitomate con queso, nos contó aspectos generales de la comunidad como que es una comunidad pacífica que no le gustan los problemas, también no dijo que en otras comunidades algunos acceden a participar en trabajos peligrosos que los ponen en riesgo a ellos, los niños y toda la comunidad.

Nuestro ojo estaba muy inquieto, nos gritaba desde el auto, así que tuvimos que bajar por él y la biblioteca viajera que moría de ganas para llegar con los niños. Volvimos a la escuela, el maestro Nata nos presentó  y  los niños comenzaron a jugar con los libros, cada niño construyó su ojo y como el ojo de Max, nos fuimos a explorar por diferentes lugares. Salimos al patio de la escuela y pudimos ver como un ojo alto, ojo bajo, ojo gusano, ojo cíclope, ojo monstruo y ojo de adentro o sea del corazón.


Estos son los retratos y versos de los paisajes que vieron los ojos de los niños San Juan del Río Tlacolula  y de la escuela de música Calmecác, que además tocan delicadamente sus instrumentos. 
video

No hay comentarios:

Publicar un comentario